Noah`s Fall (Genesis 9:18-19:28)

Stephen Walton, Sunday, November 13, 2016
Part of the Genesis series, preached at a Sunday Morning service

Tags:

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Download
Earlier: Same day: Later:
« The Three Gifts of the Gospel None What to expect from the future »
NTV API

Génesis 9:18-19:28, NTV

Los hijos de Noé

18Los hijos de Noé que salieron del barco con su padre fueron Sem, Cam y Jafet. (Cam es el padre de Canaán). 19De estos tres hijos de Noé provienen todas las personas que ahora pueblan la tierra.

20Después del diluvio, Noé comenzó a cultivar la tierra y plantó un viñedo. 21Cierto día, bebió del vino que había hecho y se emborrachó, y estaba recostado y desnudo dentro de su carpa. 22Cam, el padre de Canaán, vio que su padre estaba desnudo y salió a contárselo a sus hermanos. 23Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, se lo pusieron sobre los hombros y entraron de espaldas a la carpa para cubrir a su padre. Mientras lo hacían, miraban para otro lado a fin de no ver a su padre desnudo.

24Cuando Noé despertó de su estupor, se enteró de lo que había hecho Cam, su hijo menor. 25Entonces maldijo a Canaán, el hijo de Cam:

«¡Maldito sea Canaán!

¡Que sea el más inferior de los siervos para con sus familiares!».

26Entonces dijo Noé:

«¡Bendito sea el Señor, Dios de Sem,

y sea Canaán su siervo!

27¡Que Dios extienda el territorio de Jafet!

Que Jafet comparta la prosperidad de Sem,*9:27 En hebreo Que viva en las carpas de Sem.

y sea Canaán su siervo».

28Noé vivió trescientos cincuenta años más después del gran diluvio. 29Vivió novecientos cincuenta años y luego murió.

Génesis 10

1Este es el relato de las familias de Sem, Cam y Jafet, los tres hijos de Noé, a quienes les nacieron muchos hijos después del gran diluvio.

Descendientes de Jafet

2Los descendientes de Jafet fueron Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras.

3Los descendientes de Gomer fueron Askenaz, Rifat y Togarmá.

4Los descendientes de Javán fueron Elisa, Tarsis, Quitim y Rodanim.*10:4 Así aparece en algunos manuscritos hebreos y en la versión griega (ver también 1 Cr 1:7); la mayoría de los manuscritos hebreos dicen Dodanim. 5Los descendientes de ellos llegaron a ser los pueblos marineros que se dispersaron por diversas tierras, cada uno identificado por su propio idioma, clan e identidad nacional.

Descendientes de Cam

6Los descendientes de Cam fueron Cus, Mizraim, Fut y Canaán.

7Los descendientes de Cus fueron Seba, Havila, Sabta, Raama y Sabteca. Los descendientes de Raama fueron Seba y Dedán.

8Cus también fue antepasado de Nimrod, el primer guerrero heroico de la tierra. 9Ya que Nimrod fue el mejor cazador del mundo,*10:9 En hebreo un gran cazador delante del Señor; también en 10:9b. su nombre llegó a ser proverbial; la gente decía: «Este hombre es como Nimrod, el mejor cazador del mundo». 10Él construyó su reino en la tierra de Babilonia,*10:10 En hebreo Sinar. con las ciudades de Babel, Erec, Acad y Calne. 11Desde allí extendió su territorio a Asiria*10:11De esta tierra salió Asiria. y construyó las ciudades de Nínive, Rehobot-ir, Cala, 12y Resén (la gran ciudad situada entre Nínive y Cala).

13Mizraim fue antepasado de los ludeos, los anameos, los lehabitas, los naftujitas, 14los patruseos, los caslujitas y los caftoritas, de los cuales descendieron los filisteos.*10:14 En hebreo caslujitas, de los cuales descendieron los filisteos, y los caftoritas. Comparar Jr 47:4; Am 9:7.

15El hijo mayor de Canaán fue Sidón, antepasado de los sidonios. Canaán también fue antepasado de los hititas,*10:15 En hebreo antepasado de Het. 16los jebuseos, los amorreos, los gergeseos, 17los heveos, los araceos, los sineos, 18los arvadeos, los zemareos y los hamateos. Con el tiempo, los clanes cananeos se dispersaron 19y el territorio de Canaán se extendió desde Sidón, en el norte, hasta Gerar y Gaza, en el sur, y por el oriente tan lejos como Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboim, cerca de Lasa.

20Ellos fueron los descendientes de Cam, identificados por clan, idioma, territorio e identidad nacional.

Descendientes de Sem

21También le nacieron hijos a Sem, el hermano mayor de Jafet.*10:21Sem, cuyo hermano mayor era Jafet. Sem fue antepasado de todos los descendientes de Heber.

22Los descendientes de Sem fueron Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram.

23Los descendientes de Aram fueron Uz, Hul, Geter y Mas.

24Arfaxad fue el padre de Sala,*10:24 La versión griega dice Arfaxad fue el padre de Cainán, Cainán fue el padre de Sala. Comparar Lc 3:36. y Sala fue el padre de Heber.

25Heber tuvo dos hijos. El primero se llamó Peleg (que significa «división»), porque durante su vida los habitantes del mundo estaban divididos en diferentes grupos según su idioma. Su hermano se llamó Joctán.

26Joctán fue el antepasado de Almodad, Selef, Hazar-mavet, Jera, 27Adoram, Uzal, Dicla, 28Obal, Abimael, Seba, 29Ofir, Havila y Jobab. Todos ellos fueron descendientes de Joctán. 30El territorio que ocupaban se extendía desde Mesa hasta Sefar, en las montañas orientales.

31Ellos fueron los descendientes de Sem, identificados por clan, idioma, territorio e identidad nacional.

Conclusión

32Esos son los clanes que descendieron de los hijos de Noé, ordenados por nación, de acuerdo con la línea de descendencia correspondiente. Todas las naciones de la tierra descendieron de esos clanes después del gran diluvio.

Génesis 11

La torre de Babel

1Hubo un tiempo en que todos los habitantes del mundo hablaban el mismo idioma y usaban las mismas palabras. 2Al emigrar hacia el oriente, encontraron una llanura en la tierra de Babilonia*11:2 En hebreo Sinar. y se establecieron allí.

3Comenzaron a decirse unos a otros: «Vamos a hacer ladrillos y endurecerlos con fuego». (En esa región, se usaban ladrillos en lugar de piedra y la brea se usaba como mezcla). 4Entonces dijeron: «Vamos, construyamos una gran ciudad para nosotros con una torre que llegue hasta el cielo. Eso nos hará famosos y evitará que nos dispersemos por todo el mundo».

5Pero el Señor descendió para ver la ciudad y la torre que estaban construyendo, 6y dijo: «¡Miren! La gente está unida, y todos hablan el mismo idioma. Después de esto, ¡nada de lo que se propongan hacer les será imposible! 7Vamos a bajar a confundirlos con diferentes idiomas; así no podrán entenderse unos a otros».

8De esa manera, el Señor los dispersó por todo el mundo, y ellos dejaron de construir la ciudad. 9Por eso la ciudad se llamó Babel,*11:9Babilonia. Babel suena como un término hebreo que significa «confusión». porque fue allí donde el Señor confundió a la gente con distintos idiomas. Así los dispersó por todo el mundo.

Línea de descendencia desde Sem hasta Abram

10Este es el relato de la familia de Sem.

Dos años después del gran diluvio, cuando Sem tenía cien años de edad, tuvo a su hijo*11:10fue el antepasado de; también en 11:12, 14, 16, 18, 20, 22, 24. Arfaxad. 11Después del nacimiento de*11:11del nacimiento de este antepasado de; también en 11:13, 15, 17, 19, 21, 23, 25. Arfaxad, Sem vivió quinientos años más y tuvo otros hijos e hijas.

12Cuando Arfaxad tenía treinta y cinco años de edad, tuvo a su hijo Sala. 13Después del nacimiento de Sala, Arfaxad vivió cuatrocientos tres años más y tuvo otros hijos e hijas.*11:12-13 La versión griega dice 12Cuando Arfaxad tenía 135 años de edad, fue padre de Cainán. 13Después del nacimiento de Cainán, Arfaxad vivió 430 años más y tuvo otros hijos e hijas, y entonces murió. Cuando Cainán tenía 130 años de edad, fue padre de Sala. Después del nacimiento de Sala, Cainán vivió 330 años más y tuvo otros hijos e hijas, y entonces murió. Comparar con Lc 3:35-36.

14Cuando Sala tenía treinta años de edad, tuvo a su hijo Heber. 15Después del nacimiento de Heber, Sala vivió cuatrocientos tres años más y tuvo otros hijos e hijas.

16Cuando Heber tenía treinta y cuatro años de edad, tuvo a su hijo Peleg. 17Después del nacimiento de Peleg, Heber vivió cuatrocientos treinta años más y tuvo otros hijos e hijas.

18Cuando Peleg tenía treinta años de edad, tuvo a su hijo Reu. 19Después del nacimiento de Reu, Peleg vivió doscientos nueve años más y tuvo otros hijos e hijas.

20Cuando Reu tenía treinta y dos años de edad, tuvo a su hijo Serug. 21Después del nacimiento de Serug, Reu vivió doscientos siete años más y tuvo otros hijos e hijas.

22Cuando Serug tenía treinta años de edad, tuvo a su hijo Nacor. 23Después del nacimiento de Nacor, Serug vivió doscientos años más y tuvo otros hijos e hijas.

24Cuando Nacor tenía veintinueve años de edad, tuvo a su hijo Taré. 25Después del nacimiento de Taré, Nacor vivió ciento diecinueve años más y tuvo otros hijos e hijas.

26Después de que Taré cumpliera setenta años de edad, tuvo a Abram, a Nacor y a Harán.

La familia de Taré

27Este es el relato de la familia de Taré. Taré fue el padre de Abram, Nacor y Harán; y Harán fue el padre de Lot. 28Pero Harán murió en Ur de los caldeos —su tierra natal— mientras su padre Taré aún vivía. 29Durante ese tiempo, tanto Abram como Nacor se casaron. El nombre de la esposa de Abram era Sarai, y el nombre de la esposa de Nacor era Milca. (Milca y su hermana Isca eran hijas de Harán, el hermano de Nacor). 30Pero Sarai no podía quedar embarazada y no tenía hijos.

31Cierto día, Taré tomó a su hijo Abram, a su nuera Sarai (la esposa de su hijo Abram) y a su nieto Lot (el hijo de su hijo Harán) y salieron de Ur de los caldeos. Taré se dirigía a la tierra de Canaán, pero se detuvieron en Harán y se establecieron allí. 32Taré vivió doscientos cinco años*11:32 Algunas versiones antiguas dicen 145 años; comparar 11:26 y 12:4. y murió mientras aún estaba en Harán.

Génesis 12

Llamado de Abram

1El Señor le había dicho a Abram: «Deja tu patria y a tus parientes y a la familia de tu padre, y vete a la tierra que yo te mostraré. 2Haré de ti una gran nación; te bendeciré y te haré famoso, y serás una bendición para otros. 3Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te traten con desprecio. Todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de ti».

4Entonces Abram partió como el Señor le había ordenado, y Lot fue con él. Abram tenía setenta y cinco años cuando salió de Harán. 5Tomó a su esposa Sarai, a su sobrino Lot, y todas sus posesiones —sus animales y todas las personas que había incorporado a los de su casa en Harán— y se dirigió a la tierra de Canaán. Cuando llegaron a Canaán, 6Abram atravesó la tierra hasta llegar a Siquem. Allí estableció el campamento, junto al roble de More. En aquel tiempo, los cananeos habitaban esa región.

7Entonces el Señor se le apareció a Abram y le dijo: «Daré esta tierra a tu descendencia*12:7 En hebreo simiente.». Y Abram edificó allí un altar y lo dedicó al Señor, quien se le había aparecido. 8Después Abram viajó hacia el sur y estableció el campamento en la zona montañosa, situada entre Betel al occidente, y Hai al oriente. Allí edificó otro altar y lo dedicó al Señor, y adoró al Señor. 9Entonces Abram continuó viajando por tramos en dirección sur, hacia el Neguev.

Abram y Sarai en Egipto

10En aquel tiempo, un hambre terrible azotó la tierra de Canaán y obligó a Abram a descender a Egipto, donde vivió como extranjero. 11Al acercarse a la frontera de Egipto, Abram le dijo a su esposa Sarai: «Mira, tú eres una mujer hermosa. 12Cuando los egipcios te vean, dirán: “Ella es su esposa. ¡Matémoslo y entonces podremos tomarla!”. 13Así que, por favor, diles que eres mi hermana. Entonces me perdonarán la vida y me tratarán bien debido al interés que tienen en ti».

14Efectivamente, cuando Abram llegó a Egipto, todos notaron la belleza de Sarai. 15Cuando los funcionarios del palacio la vieron, hablaron maravillas de ella al faraón, su rey, y llevaron a Sarai al palacio. 16Entonces el faraón le dio a Abram muchos regalos a causa de ella: ovejas, cabras, ganado, asnos y asnas, siervos y siervas, y camellos.

17Pero el Señor envió plagas terribles sobre el faraón y sobre todos los de su casa debido a Sarai, la esposa de Abram. 18Así que el faraón mandó llamar a Abram y lo reprendió severamente: «¿Qué me has hecho? —preguntó—. ¿Por qué no me dijiste que era tu esposa? 19¿Por qué dijiste: “Es mi hermana” y con esto me permitiste tomarla como esposa? Ahora bien, aquí tienes a tu esposa. ¡Tómala y vete de aquí!». 20Entonces el faraón ordenó a algunos de sus hombres que los escoltaran, y expulsó a Abram de su territorio junto con su esposa y todas sus pertenencias.

Génesis 13

Abram y Lot se separan

1Entonces Abram salió de Egipto junto con su esposa, con Lot y con todo lo que poseían, y viajó hacia el norte, al Neguev. 2(Abram era muy rico en ganado, plata y oro). 3Desde el Neguev, continuaron viajando por tramos hacia Betel y armaron sus carpas entre Betel y Hai, donde habían acampado antes. 4Era el mismo lugar donde Abram había construido el altar, y allí volvió a adorar al Señor.

5Lot, quien viajaba con Abram, también se había enriquecido mucho con rebaños de ovejas y de cabras, manadas de ganado y muchas carpas. 6Pero la tierra no era suficiente para sustentar a Abram y a Lot si ambos vivían tan cerca el uno del otro con todos sus rebaños y manadas. 7Entonces surgieron disputas entre los que cuidaban los animales de Abram y los que cuidaban los de Lot. (En aquel tiempo, también vivían en la tierra los cananeos y los ferezeos).

8Finalmente, Abram le dijo a Lot: «No permitamos que este conflicto se interponga entre nosotros o entre los que cuidan nuestros animales. Después de todo, ¡somos parientes cercanos! 9Toda la región está a tu disposición. Escoge la parte de la tierra que prefieras, y nos separaremos. Si tú quieres la tierra a la izquierda, entonces yo tomaré la tierra de la derecha. Si tú prefieres la tierra de la derecha, yo me iré a la izquierda».

10Lot miró con detenimiento las fértiles llanuras del valle del Jordán en dirección a Zoar. Toda esa región tenía abundancia de agua, como el jardín del Señor o la hermosa tierra de Egipto. (Esto ocurrió antes de que el Señor destruyera Sodoma y Gomorra). 11Lot escogió para sí todo el valle del Jordán, que estaba situado al oriente. Se separó de su tío Abram y se mudó allí con sus rebaños y sus siervos. 12Entonces Abram se estableció en la tierra de Canaán, y Lot movió sus carpas a un lugar cerca de Sodoma y se estableció entre las ciudades de la llanura. 13Pero los habitantes de esa región eran sumamente perversos y no dejaban de pecar contra el Señor.

14Después de que Lot se fue, el Señor le dijo a Abram: «Mira lo más lejos que puedas en todas las direcciones: al norte y al sur, al oriente y al occidente. 15Yo te doy toda esta tierra, tan lejos como alcances a ver, a ti y a tu descendencia*13:15 En hebreo simiente, también en 13:16. Este término se traduce como «descendencia» o «descendientes». como posesión permanente. 16¡Y te daré tantos descendientes que, como el polvo de la tierra, será imposible contarlos! 17Recorre toda la tierra en cada dirección, pues yo te la entrego».

18Entonces Abram mudó su campamento a Hebrón y se estableció cerca del robledo que pertenecía a Mamre, y allí construyó otro altar al Señor.

Génesis 14

Abram rescata a Lot

1En esos días, estalló la guerra en la región. Amrafel, rey de Babilonia;*14:1 En hebreo Sinar; también en 14:9. Arioc, rey de Elasar; Quedorlaomer, rey de Elam; y Tidal, rey de Goim, 2lucharon contra Bera, rey de Sodoma; Birsa, rey de Gomorra; Sinab, rey de Adma; Semeber, rey de Zeboim, y el rey de Bela (también llamada Zoar).

3Este segundo grupo de reyes unieron sus ejércitos en el valle de Sidim (que es el valle del mar Muerto*14:3 En hebreo mar Salado.). 4Durante doce años, habían estado sometidos al rey Quedorlaomer pero, en el año trece, se rebelaron contra él.

5Un año después, Quedorlaomer y sus aliados llegaron y derrotaron a los refaítas en Astarot-karnaim, a los zuzitas en Ham, a los emitas en Save-quiriataim 6y a los horeos en el monte Seir, hasta El-parán, al borde del desierto. 7Luego dieron la vuelta y llegaron a En-mispat (que ahora se llama Cades) y conquistaron todo el territorio de los amalecitas y también a los amorreos que vivían en Hazezon-tamar.

8Entonces los reyes rebeldes de Sodoma, Gomorra, Adma, Zeboim y Bela (también llamada Zoar) se prepararon para la batalla en el valle del mar Muerto.*14:8 En hebreo valle de Sidim (ver 14:3); también en 14:10. 9Lucharon contra Quedorlaomer, rey de Elam; Tidal, rey de Goim; Amrafel, rey de Babilonia; y Arioc, rey de Elasar. Eran cuatro reyes contra cinco. 10Resulta que el valle del mar Muerto estaba lleno de pozos de brea. Así que cuando el ejército de los reyes de Sodoma y Gomorra huía, algunos de ellos cayeron en los pozos de brea, mientras que el resto escapó a las montañas. 11Entonces los invasores victoriosos saquearon Sodoma y Gomorra y emprendieron el regreso a su tierra con el botín de guerra y los alimentos. 12También capturaron a Lot —el sobrino de Abram que vivía en Sodoma— y se llevaron todas sus pertenencias.

13Uno de los hombres de Lot escapó y le contó todo a Abram, el hebreo, que vivía cerca del robledo que pertenecía a Mamre, el amorreo. Mamre y sus parientes, Escol y Aner, eran aliados de Abram.

14Cuando Abram se enteró de que su sobrino Lot había sido capturado, movilizó a los trescientos dieciocho hombres adiestrados que habían nacido en su casa. Entonces persiguió al ejército de Quedorlaomer hasta que lo alcanzó en Dan. 15Allí dividió a sus hombres en grupos y atacó durante la noche. El ejército de Quedorlaomer huyó, pero Abram lo persiguió hasta Hoba, al norte de Damasco. 16Abram recuperó todos los bienes que habían sido tomados, y trajo de regreso a su sobrino Lot junto con sus pertenencias, las mujeres y los demás cautivos.

Melquisedec bendice a Abram

17Después de que Abram regresó de su victoria sobre el rey Quedorlaomer y todos sus aliados, el rey de Sodoma salió a encontrarse con él en el valle de Save (que es el valle del Rey).

18Y Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo,*14:18 En hebreo El-Elión; también en 14:19, 20, 22. le llevó pan y vino a Abram. 19Melquisedec bendijo a Abram con la siguiente bendición:

«Bendito sea Abram por Dios Altísimo,

Creador de los cielos y la tierra.

20Y bendito sea Dios Altísimo,

que derrotó a tus enemigos por ti».

Luego Abram dio a Melquisedec una décima parte de todos los bienes que había recuperado.

21El rey de Sodoma le dijo a Abram:

—Devuélveme a mi pueblo, el cual fue capturado; pero puedes quedarte con todos los bienes que recuperaste.

22Abram le respondió al rey de Sodoma:

—Juro solemnemente ante el Señor, Dios Altísimo, Creador de los cielos y la tierra, 23que no tomaré nada de lo que a ti te pertenece, ni un simple hilo ni la correa de una sandalia. De otro modo, podrías decir: “Yo soy quien enriqueció a Abram”. 24Aceptaré solamente lo que mis jóvenes guerreros ya han comido, y pido que tú entregues una porción justa de los bienes a mis aliados: Aner, Escol y Mamre.

Génesis 15

Pacto del Señor con Abram

1Tiempo después, el Señor le habló a Abram en una visión y le dijo:

—No temas, Abram, porque yo te protegeré, y tu recompensa será grande.

2Abram le respondió:

—Oh Señor Soberano, ¿de qué sirven todas tus bendiciones si ni siquiera tengo un hijo? Ya que tú no me has dado hijos, Eliezer de Damasco, un siervo de los de mi casa, heredará toda mi riqueza. 3Tú no me has dado descendientes propios, así que uno de mis siervos será mi heredero.

4Después el Señor le dijo:

—No, tu siervo no será tu heredero, porque tendrás un hijo propio, quien será tu heredero.

5Entonces el Señor llevó a Abram afuera y le dijo:

—Mira al cielo y, si puedes, cuenta las estrellas. ¡Esa es la cantidad de descendientes que tendrás!

6Y Abram creyó al Señor, y el Señor lo consideró justo debido a su fe.

7Entonces el Señor le dijo:

—Yo soy el Señor que te sacó de Ur de los caldeos para darte esta tierra como posesión.

8Pero Abram respondió:

—Oh Señor Soberano, ¿cómo puedo estar seguro de que realmente voy a poseerla?

9Y el Señor le dijo:

—Tráeme una novilla de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón de paloma.

10Entonces Abram le presentó todos esos animales y los mató. Luego partió a cada animal por la mitad y puso las mitades una al lado de la otra; sin embargo, no partió a las aves por la mitad. 11Algunos buitres se lanzaron en picada para comerse a los animales muertos, pero Abram los espantó.

12Al ponerse el sol, Abram se durmió profundamente, y descendió sobre él una oscuridad aterradora. 13Después el Señor dijo a Abram: «Ten por seguro que tus descendientes serán extranjeros en una tierra ajena, donde los oprimirán como esclavos durante cuatrocientos años; 14pero yo castigaré a la nación que los esclavice, y al final saldrán con muchas riquezas. 15(En cuanto a ti, morirás en paz y serás enterrado en buena vejez). 16Cuando hayan pasado cuatro generaciones, tus descendientes regresarán aquí, a esta tierra, porque los pecados de los amorreos no ameritan aún su destrucción».

17Después de que el sol se puso y cayó la oscuridad, Abram vio un horno humeante y una antorcha ardiente que pasaban entre las mitades de los animales muertos. 18Entonces el Señor hizo un pacto con Abram aquel día y dijo: «Yo he entregado esta tierra a tus descendientes, desde la frontera de Egipto*15:18 En hebreo desde el río de Egipto, en referencia a un ramal oriental del río Nilo o bien al arroyo de Egipto en el Sinaí (ver Nm 34:5). hasta el gran río Éufrates, 19la tierra que ahora ocupan los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, 20los hititas, los ferezeos, los refaítas, 21los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos».

Génesis 16

Nacimiento de Ismael

1Ahora bien, Sarai, la esposa de Abram, no había podido darle hijos; pero tenía una sierva egipcia llamada Agar. 2Entonces Sarai le dijo a Abram: «El Señor no me ha permitido tener hijos. Ve y acuéstate con mi sierva; quizá yo pueda tener hijos por medio de ella». Y Abram aceptó la propuesta de Sarai. 3Entonces Sarai, la esposa de Abram, tomó a Agar, la sierva egipcia, y la entregó a Abram como mujer. (Esto ocurrió diez años después de que Abram se estableció en la tierra de Canaán).

4Así que Abram tuvo relaciones sexuales con Agar, y ella quedó embarazada; pero cuando Agar supo que estaba embarazada, comenzó a tratar con desprecio a su señora, Sarai. 5Entonces Sarai le dijo a Abram:

—¡Todo esto es culpa tuya! Puse a mi sierva en tus brazos pero, ahora que está embarazada, me trata con desprecio. El Señor mostrará quién está equivocado, ¡tú o yo!

6Abram respondió:

—Mira, ella es tu sierva, así que haz con ella como mejor te parezca.

Entonces Sarai comenzó a tratar a Agar con tanta dureza que al final ella huyó.

7El ángel del Señor encontró a Agar en el desierto junto a un manantial de agua, en el camino que lleva a Shur. 8El ángel le dijo:

—Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde vienes y hacia dónde vas?

—Estoy huyendo de mi señora, Sarai —contestó ella.

9El ángel del Señor le dijo:

—Regresa a tu señora y sométete a su autoridad.

10Después añadió:

—Yo te daré más descendientes de los que puedas contar.

11El ángel también dijo:

—Ahora estás embarazada y darás a luz un hijo. Lo llamarás Ismael (que significa “Dios oye”), porque el Señor ha oído tu clamor de angustia. 12Este hijo tuyo será un hombre indomable, ¡tan indomable como un burro salvaje! Levantará su puño contra todos, y todos estarán en su contra. Así es, vivirá en franca oposición con todos sus familiares.

13A partir de entonces, Agar utilizó otro nombre para referirse al Señor, quien le había hablado. Ella dijo: «Tú eres el Dios que me ve»*16:13 En hebreo El-roi.. También dijo: «¿De verdad he visto a Aquel que me ve?». 14Así que ese pozo fue llamado Beer-lajai-roi (que significa «pozo del Viviente que me ve»). Aún se encuentra entre Cades y Bered.

15Entonces Agar le dio un hijo a Abram, y Abram lo llamó Ismael. 16Abram tenía ochenta y seis años cuando nació Ismael.

Génesis 17

De Abram a «Abraham»

1Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció y le dijo: «Yo soy El-Shaddai, “Dios Todopoderoso”. Sírveme con fidelidad y lleva una vida intachable. 2Yo haré un pacto contigo, por medio del cual garantizo darte una descendencia incontable».

3Al oír eso, Abram cayó rostro en tierra. Después Dios le dijo: 4«Este es mi pacto contigo: ¡te haré el padre de una multitud de naciones! 5Además, cambiaré tu nombre. Ya no será Abram, sino que te llamarás Abraham,*17:5 Abram significa «exaltado padre»; Abraham suena como un término hebreo que significa «padre de muchos». porque serás el padre de muchas naciones. 6Te haré sumamente fructífero. Tus descendientes llegarán a ser muchas naciones, ¡y de ellos surgirán reyes!

7»Yo confirmaré mi pacto contigo y con tus descendientes*17:7 En hebreo simiente; también 17:7b, 8, 9, 10, 19. después de ti, de generación en generación. Este es el pacto eterno: yo siempre seré tu Dios y el Dios de todos tus descendientes, 8y les daré a ti y a tus descendientes toda la tierra de Canaán, donde ahora vives como extranjero. Será posesión de ellos para siempre, y yo seré su Dios».

La marca del pacto

9Entonces Dios le dijo a Abraham: «Es tu responsabilidad obedecer las condiciones del pacto. Tanto tú como todos tus descendientes tendrán esta responsabilidad de por vida. 10Este es el pacto que tú y tus descendientes deben cumplir: todo varón entre ustedes debe ser circuncidado. 11Debes cortar la carne del prepucio como señal del pacto entre tú y yo. 12De generación en generación, todo varón debe ser circuncidado al octavo día de su nacimiento. Esto incluye no solamente a los miembros de tu familia, sino también a los siervos nacidos en tu casa y a los siervos extranjeros que hayas comprado. 13Todos deben ser circuncidados. Llevarán en su cuerpo la marca de mi pacto eterno. 14Todo varón que no sea circuncidado será excluido de la familia del pacto por romper el pacto».

De Sarai a «Sara»

15Entonces Dios le dijo a Abraham: «Con respecto a Sarai, tu esposa, su nombre no será más Sarai. A partir de ahora, se llamará Sara.*17:15 Tanto Sarai como Sara significan «princesa»; el cambio en la escritura tal vez refleje la diferencia entre los dialectos de Ur y Canaán. 16Y yo la bendeciré, ¡y te daré un hijo varón por medio de ella! Sí, la bendeciré en abundancia, y llegará a ser la madre de muchas naciones. Entre sus descendientes, habrá reyes de naciones».

17Entonces Abraham se postró hasta el suelo, pero se rio por dentro, incrédulo. «¿Cómo podría yo ser padre a la edad de cien años? —pensó—. ¿Y cómo podrá Sara tener un bebé a los noventa años?». 18Así que Abraham le dijo a Dios:

—¡Que Ismael viva bajo tu bendición especial!

19Pero Dios le respondió:

—No. Sara, tu esposa, te dará a luz un hijo. Le pondrás por nombre Isaac,*17:19 Isaac significa «él ríe». y yo confirmaré mi pacto con él y con sus descendientes como pacto eterno. 20Con respecto a Ismael, también a él lo bendeciré, tal como me has pedido. Haré que sea muy fructífero y multiplicaré su descendencia. Llegará a ser padre de doce príncipes, y haré de él una gran nación; 21pero mi pacto se confirmará con Isaac, quien nacerá de ti y de Sara dentro de un año.

22Cuando Dios terminó de hablar, dejó a Abraham.

23Ese mismo día, Abraham tomó a su hijo Ismael, y a todos los varones de su casa, tanto los que habían nacido allí como los que había comprado; y los circuncidó cortándoles el prepucio, tal como Dios le había dicho. 24Abraham tenía noventa y nueve años cuando fue circuncidado, 25y su hijo Ismael tenía trece. 26Tanto Abraham como su hijo Ismael fueron circuncidados ese mismo día, 27y también los demás varones de la casa, los nacidos allí y los comprados como siervos. Todos fueron circuncidados junto con él.

Génesis 18

Sara recibe la promesa de un hijo

1El Señor se le apareció otra vez a Abraham cerca del robledo que pertenecía a Mamre. Un día, Abraham estaba sentado en la entrada de su carpa a la hora más calurosa del día. 2Entonces levantó la vista y vio a tres hombres de pie cerca de allí. Cuando los vio, corrió a recibirlos, y se inclinó hasta el suelo en señal de bienvenida.

3—Mi señor —dijo él—, si le agrada, deténgase aquí un rato. 4Descansen bajo la sombra de este árbol mientras les traen agua para lavarse los pies. 5Ya que han honrado a su siervo con esta visita, permítanme prepararles comida para que recobren fuerzas antes de continuar su viaje.

—Está bien —dijeron ellos—. Haz lo que dijiste.

6Entonces Abraham volvió corriendo a la carpa y le dijo a Sara: «¡Apresúrate! Toma tres medidas abundantes*18:6 En hebreo 3 seahs, unos 22 litros o 20 cuartos. de la mejor harina que tengas, amásala y hornea pan». 7Luego Abraham corrió hacia el rebaño, escogió un becerro tierno y se lo dio a su siervo, quien lo preparó con rapidez. 8Cuando la comida estuvo lista, Abraham tomó yogur*18:8cuajada. y leche junto con la carne asada, y sirvió la comida a los hombres. Mientras ellos comían, Abraham los atendía bajo la sombra de los árboles.

9—¿Dónde está Sara, tu esposa? —preguntaron los visitantes.

—Está dentro de la carpa —contestó Abraham.

10Entonces uno de ellos dijo:

—Yo volveré a verte dentro de un año, ¡y tu esposa, Sara, tendrá un hijo!

Sara escuchaba la conversación desde la carpa. 11Abraham y Sara eran muy ancianos en ese tiempo, y hacía mucho que Sara había pasado la edad de tener hijos. 12Así que se rio en silencio dentro de sí misma, y dijo: «¿Cómo podría una mujer acabada como yo disfrutar semejante placer, sobre todo cuando mi señor —mi esposo— también es muy viejo?».

13Entonces el Señor le dijo a Abraham:

—¿Por qué se rio Sara y dijo: “¿Acaso puede una mujer vieja como yo tener un bebé?”? 14¿Existe algo demasiado difícil para el Señor? Regresaré dentro de un año, y Sara tendrá un hijo.

15Sara tuvo miedo, por eso lo negó:

—Yo no me reí.

Pero el Señor dijo:

—No es cierto, sí te reíste.

Abraham intercede por Sodoma

16Después de haber comido, los hombres se levantaron y miraron hacia Sodoma. Cuando salieron, Abraham caminó un tramo con ellos para despedirlos.

17«¿Ocultaré mis planes a Abraham? —preguntó el Señor—. 18Pues Abraham sin duda llegará a formar una nación grande y poderosa, y todas las naciones de la tierra serán bendecidas por medio de él. 19Yo lo escogí a fin de que él ordene a sus hijos y a sus familias que se mantengan en el camino del Señor haciendo lo que es correcto y justo. Entonces yo haré para Abraham todo lo que he prometido».

20Así que el Señor le dijo a Abraham:

—He oído un gran clamor desde Sodoma y Gomorra, porque su pecado es muy grave. 21Bajaré para ver si sus acciones son tan perversas como he oído. Si no es así, quiero saberlo.

22Los otros hombres se dieron la vuelta y se dirigieron a Sodoma, pero el Señor se quedó con Abraham. 23Abraham se le acercó y dijo:

—¿Destruirás tanto al justo como al malvado? 24Supongamos que encuentras cincuenta personas justas en la ciudad, ¿aun así la destruirás y no la perdonarás por causa de los justos? 25Seguro que tú no harías semejante cosa: destruir al justo junto con el malvado. ¡Pues estarías tratando al justo y al malvado exactamente de la misma manera! ¡Sin duda, tú no harías eso! ¿Acaso el Juez de toda la tierra no haría lo que es correcto?

26Y el Señor contestó:

—Si encuentro cincuenta personas justas en Sodoma, perdonaré a toda la ciudad por causa de ellos.

27Entonces Abraham volvió a hablar:

—Ya que he comenzado, permíteme decir algo más a mi Señor, aunque no soy más que polvo y cenizas. 28Supongamos que hubiera solo cuarenta y cinco justos en vez de cincuenta. ¿Destruirás toda la ciudad aunque falten cinco?

El Señor le dijo:

—No la destruiré si encuentro cuarenta y cinco justos allí.

29Entonces Abraham insistió en su petición:

—¿Supongamos que hubiera solamente cuarenta?

El Señor le contestó:

—No la destruiré por causa de esos cuarenta.

30—Por favor, no te enojes, mi Señor —rogó Abraham—. Permíteme seguir hablando. ¿Supongamos que se encontraran solamente treinta justos?

El Señor le contestó:

—No la destruiré si encuentro treinta.

31Entonces Abraham dijo:

—Dado que me he atrevido a hablar al Señor, permíteme continuar. ¿Supongamos que hay solamente veinte?

El Señor le contestó:

—Entonces no la destruiré por causa de esos veinte.

32Finalmente, Abraham dijo:

—Señor, por favor, no te enojes conmigo si hablo una vez más. ¿Y si hubiera tan solo diez?

Y el Señor contestó:

—Entonces no la destruiré por causa de esos diez.

33Cuando el Señor terminó la conversación con Abraham, siguió su camino, y Abraham regresó a su carpa.

Génesis 19

Destrucción de Sodoma y Gomorra

1Al anochecer, los dos ángeles llegaron a la entrada de la ciudad de Sodoma. Lot estaba allí sentado y, cuando los vio, se puso de pie para recibirlos. Entonces les dio la bienvenida y se inclinó rostro en tierra.

2—Señores míos —dijo él—, vengan a mi casa para lavarse los pies, y sean mis huéspedes esta noche. Entonces mañana podrán levantarse temprano y seguir su camino.

—Oh, no —respondieron ellos—. Pasaremos la noche aquí, en la plaza de la ciudad.

3Pero Lot insistió, y finalmente ellos fueron con él a su casa. Lot preparó un banquete para ellos, con pan sin levadura recién horneado, y ellos comieron; 4pero antes de que se fueran a dormir, todos los hombres de Sodoma, tanto jóvenes como mayores, llegaron de todas partes de la ciudad y rodearon la casa. 5Y le gritaron a Lot:

—¿Dónde están los hombres que llegaron para pasar la noche contigo? ¡Haz que salgan para que podamos tener sexo con ellos!

6Entonces Lot salió de la casa para hablar con ellos y cerró la puerta detrás de sí.

7—Por favor, hermanos míos —suplicó—, no hagan una cosa tan perversa. 8Miren, tengo dos hijas vírgenes. Déjenme traerlas, y podrán hacer con ellas lo que quieran. Pero les ruego que dejen en paz a estos hombres, porque son mis huéspedes y están bajo mi protección.

9—¡Hazte a un lado! —gritaron ellos—. Este tipo llegó a la ciudad como forastero, ¡y ahora actúa como si fuera nuestro juez! ¡Te trataremos mucho peor que a esos hombres!

Y se lanzaron contra Lot para tirar la puerta abajo.

10Pero los dos ángeles*19:10 En hebreo hombres; también en 19:12, 16. extendieron la mano, metieron a Lot dentro de la casa y pusieron el cerrojo a la puerta. 11Luego dejaron ciegos a todos los hombres que estaban en la puerta de la casa, tanto jóvenes como mayores, los cuales abandonaron su intento de entrar.

12Mientras tanto, los ángeles le preguntaron a Lot:

—¿Tienes otros familiares en esta ciudad? Sácalos de aquí, a tus yernos, hijos, hijas o cualquier otro, 13porque estamos a punto de destruir este lugar por completo. El clamor contra esta ciudad es tan grande que ha llegado hasta el Señor, y él nos ha enviado para destruirla.

14Entonces Lot salió con prisa a contarles a los prometidos de sus hijas: «¡Rápido, salgan de la ciudad! El Señor está a punto de destruirla»; pero los jóvenes pensaron que lo decía en broma.

15Al amanecer de la mañana siguiente, los ángeles insistieron:

—Apresúrate —le dijeron a Lot—. Toma a tu esposa y a tus dos hijas que están aquí. ¡Vete ahora mismo, o serás arrastrado en la destrucción de la ciudad!

16Como Lot todavía titubeaba, los ángeles lo agarraron de la mano, y también a su esposa y a sus dos hijas, y los llevaron enseguida a un lugar seguro fuera de la ciudad, porque el Señor tuvo misericordia de ellos. 17Cuando quedaron a salvo fuera de la ciudad, uno de los ángeles ordenó:

—¡Corran y salven sus vidas! ¡No miren hacia atrás ni se detengan en ningún lugar del valle! ¡Escapen a las montañas, o serán destruidos!

18—¡Oh, no, mi señor! —suplicó Lot—. 19Ustedes fueron tan amables conmigo y me salvaron la vida, y han mostrado una gran bondad; pero no puedo ir a las montañas. La destrucción me alcanzaría allí también, y pronto moriría. 20Miren, hay una pequeña aldea cerca. Por favor, déjenme ir allá; ¿no ven lo pequeña que es? Así no perderé la vida.

21—Está bien —dijo el ángel—, concederé tu petición. No destruiré la pequeña aldea. 22¡Pero apresúrate! Escapa a la aldea, porque no puedo hacer nada hasta que llegues allí.

(Esto explica por qué aquella aldea se conocía como Zoar, que significa «lugar pequeño»).

23Lot llegó a la aldea justo cuando el sol salía en el horizonte. 24Enseguida el Señor hizo llover de los cielos fuego y azufre ardiente sobre Sodoma y Gomorra. 25Las destruyó por completo, junto con las demás ciudades y aldeas de la llanura. Así arrasó a todas las personas y a toda la vegetación; 26pero la esposa de Lot miró hacia atrás mientras lo seguía y quedó convertida en una estatua de sal.

27Abraham se levantó temprano esa mañana y salió de prisa al lugar donde había estado en la presencia del Señor. 28Miró al otro lado de la llanura, hacia Sodoma y Gomorra, y vio que subían columnas de humo desde las ciudades como si fuera el humo de un horno.

Powered by Sermon Browser